Napoleón

NAP/860/TRU

Producto nuevo

Tan pronto como comenzó el período del Consulado, Napoleón Bonaparte (1769-1821) se dio cuenta de la importancia de que su retrato se mostrara al pueblo francés. 

Tan pronto como comenzó el período del Consulado, Napoleón Bonaparte (1769-1821) se dio cuenta de la importancia de que su retrato se mostrara al pueblo francés. 

Así, inició la edificación de su propia leyenda. Se utilizaron todos los soportes, desde esculturas hasta cajitas de rapé y abanicos. La multiplicidad de objetos que llevaban la efigie del Emperador o representaban símbolos imperiales constituyó una extraordinaria herramienta de propaganda para la leyenda napoleónica. Durante la Restauración, sin embargo, los bonapartistas se vieron obligados a esconderse y preparar su venganza, esparciendo cada vez más objetos sediciosos. La muerte del emperador en 1821 lo hizo menos peligroso a los ojos de los realistas y las copias que representaban sus principales acciones se multiplicaron una vez más. El Segundo Imperio (1852) oficializó la leyenda imperial con encargos de esculturas instaladas en plazas públicas y pinturas exhibidas en museos. Aunque el Segundo Imperio restableció la propaganda oficial, la caída del régimen en 1870 puso fin a la celebración de Napoleón durante 20 años. El fervor nacionalista resurgió en la década de 1890 y desde entonces no ha dejado de ser una figura heroica.

Altura: 24 cm.

Marca Cire Trudon
Material Cera natural

No hay ninguna opinión por el momento.

Escribe una reseña

Napoleón

Napoleón

Tan pronto como comenzó el período del Consulado, Napoleón Bonaparte (1769-1821) se dio cuenta de la importancia de que su retrato se mostrara al pueblo francés.